Páginas vistas en total

miércoles, 30 de julio de 2014

Destrucción creativa del trabajo: Carl Benedikt

http://www.project-syndicate.org/commentary/carl-b--frey-assesses-how-technological-change-is-transforming-the-structure-of-employment

Foto de Carl Benedikt Frey

Carl Benedikt Frey

Carl Benedikt Frey es un investigador de la Escuela de Oxford Martin, de la Universidad de Oxford y Doctor en Historia Económica en la Universidad de Lund

Read more at http://www.project-syndicate.org/commentary/carl-b--frey-assesses-how-technological-change-is-transforming-the-structure-of-employment#0ajV36RTqSCvXhIF.99


Destrucción creativa en el Trabajo

 OXFORD - A lo largo de la historia, el progreso tecnológico ha creado una enorme riqueza pero también causó grandes trastornos. Industria del acero de los Estados Unidos, por ejemplo, sufrió una transformación importante en la década de 1960, cuando grandes acerías integradas fueron puestos gradualmente fuera del negocio por los mini molinos, destruyendo la base económica existente en ciudades como Pittsburgh, Pennsylvania, y Youngstown, Ohio . Los mini molinos, sin embargo, aumentó enormemente la productividad y la creación de nuevos tipos de trabajo en otros lugares.
 La historia de acero EE.UU. ilustra una lección importante acerca de lo que el economista Joseph Schumpeter llamó "destrucción creativa" : el crecimiento económico a largo plazo implica algo más que el aumento de la producción en las fábricas existentes; también se implica cambios estructurales en el empleo.
 Podemos observar un fenómeno similar en la actual información y las comunicaciones (TIC) la revolución, que ha afectado a la mayoría de las áreas del lugar de trabajo moderno, incluso aquellos que no están directamente relacionados con la programación informática o ingeniería de software. Las tecnologías informáticas han creado nuevas empresas prósperas (incluso agrupaciones de empresas), mientras que hacen ciertos trabajadores manufactureros redundante y el envío de las ciudades más antiguas de fabricación en declive.
 Pero los gustos de Detroit, Lille o Leeds no han sufrido a causa de la caída de la producción manufacturera; por el contrario, la producción ha ido creciendo en estas ciudades en la última década. Por el contrario, su disminución se deriva directamente de su incapacidad para atraer a diferentes tipos de puestos de trabajo. En gran medida, esto es un fracaso de la política. En lugar de tratar de preservar el pasado por apuntalar a las viejas industrias, los funcionarios deben centrarse en la gestión de la transición a las nuevas formas de trabajo. Esto requiere una mejor comprensión de las tecnologías emergentes, y cómo se diferencian de aquellos que están suplantando.
 Una característica importante de las tecnologías de fabricación a principios de la Revolución Industrial fue que reemplazaron artesanos relativamente calificados, que a su vez aumentó la demanda de trabajadores de la fábrica no calificados. Del mismo modo, la línea de montaje de Henry Ford para los coches de fabricación - introducido en 1913 - se ha diseñado específicamente para los trabajadores no calificados para operar maquinaria, lo que permite a la empresa producir su popular modelo T - el primer coche que estadounidenses de clase media podían permitirse.
 De hecho, gran parte de la historia del desarrollo industrial en el último siglo se puede ver en términos de competencia entre una fuerza de trabajo cada vez más educada y nueva tecnología que prescindir de sus habilidades. Ya hemos visto el impacto - sobre todo en la industria del automóvil - de robots que pueden llevar a cabo los trabajos de rutina que solían realizarse por miles de trabajadores de la línea de montaje de ingresos medios.
 Aún mayor alteración del lugar de trabajo queda por delante. A pesar de los consejos de historia advierten en la predicción de cómo el progreso tecnológico va a jugar, ya tenemos una idea razonable de lo que las computadoras serán capaces de hacerlo en un futuro próximo, debido a que ya se están desarrollando las tecnologías. Sabemos, por ejemplo, que una amplia gama de profesiones calificadas se puede simplificar con la ayuda de "big data" y sofisticados algoritmos.
 Un ejemplo frecuentemente citado de este proceso es el de Symantec Clearwell eDiscovery plataforma, que utiliza el análisis del lenguaje para identificar los conceptos generales en los documentos, y se jacta de analizar y clasificar más de 570.000 documentos en tan sólo dos días. Clearwell está transformando la profesión de abogado por el uso de computadoras para ayudar en la investigación previa al juicio y realizar tareas normalmente llevadas a cabo por asistentes legales - e incluso por contrato o abogados de patentes.
 De la misma manera, la mejora de la tecnología sensorial significa que muchos puestos de trabajo de transporte y logística pronto serán totalmente automatizadas. Y no es descabellado imaginar a los gustos de auto-conducción de coches de Google que hacen los conductores de autobuses y taxis redundante un día. , Ocupaciones de baja calificación de servicio Incluso hasta ahora seguros no podrán escapar de la automatización. La demanda de los robots personales y de servicio de los hogares, por ejemplo, está ya creciendo en un 20% anual .
 los mercados laborales pueden una vez más estar entrando en una nueva era de la turbulencia tecnológica y la creciente desigualdad salarial. Y esto pone de manifiesto una pregunta más amplia: ¿Dónde se crearán nuevos tipos de trabajo? Ya hay signos de lo que depara el futuro. El progreso tecnológico está generando demanda de arquitectos grandes de datos y analistas, especialistas en servicios de nube, desarrolladores de software y profesionales de marketing digital - los empleos que apenas existían hace apenas cinco años.
 Finlandia ofrece lecciones valiosas en cómo las ciudades y los países deben adaptarse a estos desarrollos. Su economía sufrió inicialmente desde el fracaso de su compañía más grande, Nokia, para adaptarse a las tecnologías de teléfonos inteligentes. Sin embargo, varias nuevas empresas finlandesas han construido desde entonces nuevas empresas en las plataformas de teléfonos inteligentes. De hecho, antes de 2011, el ex personal Nokia había creado 220 este tipo de empresas, y Rovio, que ha vendido más de 12 millones de copias de su juego de vídeo basado en el smartphone, "Angry Birds", está lleno de ex-empleados de Nokia.
 Esta transformación no es casual. Inversión intensiva de Finlandia en la educación ha creado una fuerza de trabajo flexible. Al invertir en habilidades transferibles que no se limitan a las empresas o industrias específicas, o susceptible a la informatización, Finlandia ha proporcionado un modelo para la forma de adaptarse a la agitación tecnológica.
 A pesar de la difusión de las tecnologías de big-data-driven, la investigación sugiere que el trabajo continuará teniendo una ventaja comparativa en la inteligencia social y la creatividad. Por lo tanto, las estrategias de desarrollo del gobierno deben centrarse en mejorar estas habilidades, de modo que se complementen en lugar de competir con las tecnologías informáticas.

Read more at http://www.project-syndicate.org/commentary/carl-b--frey-assesses-how-technological-change-is-transforming-the-structure-of-employment#0ajV36RTqSCvXhIF.99

martes, 29 de julio de 2014

Las leyes energéticas van contra la supervivencia de Pemex y la CFE

http://aristeguinoticias.com/2907/mexico/con-leyes-energeticas-se-destruye-de-facto-a-pemex-y-cfe-especialista-en-cnn/

Con leyes energéticas, se destruye de facto a Pemex y CFE: especialista en CNN

Al destruir a las empresas del Estado, se destruye también la economía nacional, sostiene el académico de la Universidad Iberoamericana, Alberto Montoya. Con la "contrarreforma energética", México se hará dependiente de empresas extranjeras, afirma.
BtrGxdlIYAAERuk
Foto: Karina Maciel
Alberto Montoya, académico de la Universidad Iberoamericana, sostuvo que la apertura delsector energético en México significa la destrucción de facto de Pemex y CFE, y la dependencia de empresas extranjeras.
En entrevista para Aristegui CNN, afirmó que la destrucción de los organismos del Estado está planteado en las leyes, pues al no ser públicas no pueden ser sometidas a un control, por ejemplo de la Auditoría Superior de la Federación, y serán sometidas al derecho privado. Respecto al título con el que quedan, de “empresas productivas del Estado”, refirió que esto quedará nulificado.
Aseguró que la reforma energética “no nos va a dar soberanía sino que nos va a hacer dependientes”, de empresas extranjeras; por lo que avizora la destrucción de la economía nacional, así como una mayor importación.
Refirió que la dependencia que tiene Estados Unidos del petróleo “es la causa que ha impulsado el cambio en la Constitución” mexicana.
“Estados Unidos necesita un millón adicional de barriles y esa es la causa del acuerdo por el cual se hizo mediante un pacto, una modificación a la Constitución, que no tuvo en nuestro país una justificación económica, nunca se presentó la argumentación económica que justificara dicho cambio a la Constitución y no se siguió el procedimiento que marca la propia Constitución para elaborar las leyes, se hizo sin debate, e incluso hay un amparo interpuesto que debe de ser atraído por la propia Suprema Corte de Justicia de la Nación, no sobre el contenido sino sobre el propio procedimiento que no tuvo validez legal”, expuso.
Y apuntó: “Mediante los contratos de diversas formas -contratos, producción compartida- se está otorgando propiedad porque las empresas extranjeras, según el propio transitorio establecido en la reforma constitucional podrán registrar dichos contratos como activos y los bancos los podrán reconocer como garantías reales para el préstamo de dinero, por lo tanto se les está dando de facto, independientemente de que se diga que el petróleo es de la nación, de facto se les está dando un carácter de garantía real ante un banco, las empresas extranjeras tienen derecho a hipotecar, es decir, pedir préstamos contra dichos contratos, que están subsumiendo el derecho exclusivo de explotación y por lo tanto este derecho de propiedad les da el derecho de apropiarse del valor intrínseco del petróleo que es la renta (petrolera)”.
“Aquí hay un cambio fundamental en la cuestión que tiene que ver con el territorio… es increíble que esto lleve al despojo de la propiedad campesina y dicho despojo podrá ser, según dice la ley secundaria, pagado mediante que el propio campesino trabaje para la empresa extranjera, entonces además de ser despojado, la forma en que le van a pagar es trabajar para la empresa extranjera, es verdaderamente indignante y ofensivo”, enfatizó.
El académico consideró que EU extiende su territorio con sus empresas en otras países.
“Tratándose de un asunto de seguridad nacional, la expansión de esta explotación por parte de estas empresas extranjeras en territorio nacional es claramente una condición que tiene que ver con la seguridad del territorio, la extensión de facto de las fronteras de Estados Unidos hacia nuestro territorio, porque es un asunto que evidentemente para Estados Unidos es fundamental, lo hemos visto cómo tiene que conducir guerras para poderse apropiar de recursos”, subrayó.
Respecto al “contenido nacional” en una parte de los contratos, que implica otorgar una participación a empresas nacionales, indicó que el Tratado de Libre Comercio -por encima de las leyes federales- establece que no se puede exigir a empresas extranjeras que tengan un contenido nacional, “no se les puede pedir que tengan que comprarle a proveedores nacionales, no se les puede pedir que transfieran tecnología, de manera que ellos están protegidos en este sentido”.
Calificó como inaceptable que en el caso los yacimientos transfronterizos “que nos pertenecen en igualdad tanto a EU como a México, México disminuya su participación al 20%, tratándose de que por lo menos deberíamos de tener igualdad en cuanto a los beneficios que transcurren y abarcar en territorios de ambos países”.
“Lo inteligente es que si disponemos nosotros de tan poco petróleo, lo que debemos hacer es darle valor agregado en México, mediante las empresas del Estado mexicano como es en la actualidad, contrario a esto lo que se ha establecido en las leyes referidas a Pemex y a la industria eléctrica y la CFE lo que se establece es algo verdaderamente monstruoso, ¿por qué? Porque se van a constituir empresas privadas que van a ser sujetas al código de comercio como si fueran empresas privadas, pero esas empresas privadas se van a constituir con recursos de la nación, en otras palabras, se está haciendo una privatización directa de bienes de la nación”, remarcó.
Sobre el pago del pasivo laboral de Pemex y CFE, señaló que nosotros los mexicanos nos hacemos cargo de las pensiones, como compromiso de una política social, y las empresas privadas se hacen cargo de las utilidades.
Estimó que en un futuro Pemex y CFE no van a poder competir, por lo que “van a vender los activos actuales; el consejo de administración tiene derecho de vender”.
En cuanto a la ronda cero a la que tiene derecho Pemex para elegir los campos que quiere explotar, mencionó que “esas asignaciones pueden migrar a contratos” con empresas privadas.
Ante este panorama, el académico sostuvo que tiene validez y vigencia la consulta popular sobre la reforma energética, “no es posible que un acuerdo entre grupos políticos y una coalición de intereses económicos nacionales y extranjeros, destruyan el proyecto de una nación y la hagan inviable”.

<script height="340px" width="600px" src="http://player.ooyala.com/iframe.js#ec=hraGdhbzoY3HtoJuICZqQPiEIyXJoQYm&pbid=2aecdc6b15d3425aa35257c630a2ef6b"></script>


lunes, 28 de julio de 2014

El tiempo, mas valioso que el dinero, para Slim en su propuesta de jornada laboral

http://www.elfinanciero.com.mx/financial-times/no-hay-que-excluir-la-riqueza-de-la-ecuacion-de-la-felicidad.html

No hay que excluir la riqueza de la ecuación de la felicidad

Carlos Slim, el magnate de telecomunicaciones en México, sugiere que es el tiempo, más que el dinero, es lo que deberíamos valorar. Ha propuesto una semana de tres días laborales. Las personas podrían trabajar tres días de 11 horas y entonces tener tiempo para disfrutar a su familia.
John Authers
 27.07.2014 Última actualización 05:00 AM
Riqueza. (Bloomberg)
Investigaciones revelan que la relación entre la riqueza y la felicidad no sólo es estrecha, sino que es más estrecha de lo que muchos podrían pensar. (Bloomberg)
¿Podemos comprar la felicidad? Esta perenne pregunta regresa al primer lugar de la agenda.

Pharrell Williams, cuya canción pegajosa “Happy” (Feliz) es el más grande éxito internacional en años, declara que eres feliz “si te sientes como un cuarto sin techo”.

Carlos Slim, el magnate de telecomunicaciones en México, quien fue el hombre más rico del mundo por muchos años, sugiere que es el tiempo, más que el dinero, lo que deberíamos valorar. Ha propuesto una semana de tres días laborales. Las personas podrían trabajar tres días de 11 horas y entonces tener tiempo para disfrutar a su familia.

La idea generó muchas reacciones, pero tiene sentido. Los países latinos tienen un día de trabajo con una siesta para comer o estar con la familia. Aunque son más pobres en términos económicos, muchos visitantes estadounidenses y europeos del norte sienten que son más felices.

Los economistas quieren medir esto. La felicidad es, por supuesto, subjetiva y difícil de medir. Pero en las encuestas se ha preguntado acerca de este tema por décadas, mientras que los economistas interpretan los datos.

Las investigaciones hechas durante los años setenta sugerían que dentro de un país, los ricos eran más felices que los pobres. Esto tiende a confirmar la creencia de que como humanos estamos programados a competir. Pero también se encontró que los países no crecían en felicidad conforme crecían en riqueza, y que los países ricos no eran más felices que los países pobres.

Como muchos asumen que la vida es sobre “la búsqueda de la felicidad,” y que el objetivo de la política económica es maximizar el PIB, esto crea un problema. Llevado a su extremo lógico, implica que no hay necesidad de darle prioridad al crecimiento económico.

En años recientes, Justin Wolfers, un economista que trabaja ahora en la Brookings Institution, armado con nuevos datos de encuestas, ha tratado de mostrar que no hay ninguna paradoja. Resumió sus conclusiones en un discurso al CFA Institute la semana pasada en Chicago.

Sus datos incluyen encuestas internacionales llevadas a cabo por World Values Survey, que ha estado en operación desde 1981, Gallup Poll, que inicio en 2005 y Pew Global Attitudes Survey, que ha hecho investigaciones desde 2002.

Estas investigaciones revelan que la relación entre la riqueza y la felicidad no sólo es estrecha, sino que es más estrecha de lo que muchos podrían pensar. En los países, los individuos son más felices conforme suben en la escala económica, ya que las investigaciones muestran que el 100 por ciento de aquellos que ganan más de 500 mil dólares anuales son felices.

El tamaño de su muestra es demasiado pequeño: seguramente algunas personas muy ricas son infelices, pero evitaron participar. El resultado parece ser que a cualquier nivel de ingresos, la mejor manera de hacerte feliz es darte más dinero.

También hay algunas señales, obtenidas de lo que aún son datos muy limitados, de que la riqueza creciente tiende a hacer más felices a los países –y al revés. Los estadounidenses estuvieron bastante menos felices después de que su economía entró en una recesión en 2008. Y los que viven en los países ricos son más felices que aquellos que viven en los países pobres.

Si hay algo que nos sorprende dentro de todo esto, es que la riqueza es más importante para la felicidad que lo que muchos pensaríamos, no menos. La vida más sencilla y menos complicada en los países pobres no compensa el dinero que pueden ganar las personas que viven vidas más complicadas y estresantes en economías más exitosas. Y de hecho el Sr. Wolfers apunta a encuestas que sugieren que colectivamente no tenemos una necesidad de competir con nuestros vecinos. Las personas no se comparan con los demás.

Las encuestas han tratado de desglosar los componentes de la felicidad. Y de hecho, el Sr. Wolfers demuestra que las personas que viven en los países más ricos son más propensas a quejarse de estrés o de sentirse preocupadas.

Pero estas correlaciones no son fuertes. Mientras tanto, según un cúmulo de medidas, las personas en los países ricos tienen una mayor oportunidad de ser felices: es menos probable que hayan experimentado dolor físico recientemente (presumiblemente porque es menos probable que hagan trabajos manuales); menos probable (sorprendentemente) que hayan sufrido depresión; más probable que hayan disfrutado una buena comida; más probable que se sonrían y se rían mucho; y más probable que sean tratados con respeto. Es menos probable que estén enojados o aburridos, y más probable que se sientan bien descansados.

¿Cuáles son las implicaciones de todo esto? Primero, el crecimiento económico debería ser un imperativo después de todo. Tal vez deberíamos de estar trabajando a tope al estilo occidental, a pesar de las sugerencias del Sr. Slim.

Y por lo tanto algunas implicaciones paradójicas de investigaciones anteriores se desvanecen. Dejar que algunas personas sean más ricas que otras no es un problema –la clave es elevar los ingresos para todos, y no preocuparse de si a alguien le va mejor.

Para empleadores, tal vez valga la pena seguir la sugerencia del Sr. Slim, pero la verdad incómoda es que la mejor manera de mantener feliz a la fuerza laboral es pagarle mejor.

Si esta evidencia y sus implicaciones no nos convencen, siempre podemos seguir a Pharrell Williams. Los economistas podrían pedirnos a todos que “aplaudamos si sabemos lo que la felicidad puede hacer por nosotros”.